PLASMA RICO EN PLAQUETAS


Con este método, buscamos el mejoramiento de la piel utilizando elementos propios. Consiste en el aprovechamiento de las células madres y factores reparadores de piel que se encuentran en nuestra sangre. Luego de una extracción de sangre mínima, el paciente aguarda al procesamiento de la misma hasta la aplicación en su piel luego de unos minutos. Se separa el componente líquido de la sangre (plasma), que contiene a las plaquetas (un tipo de glóbulo blanco) que luego de ser estimuladas, producen la liberación de sustancias reparadoras y de crecimiento. Es útil en medicina estética para la prevención del envejecimiento cutáneo, dar luminosidad y cambio del tono de la piel en cara y cuerpo, mejorando estrías, celulitis, piel dañada por acné y cicatrices, flacidez, manchas, recuperación del cabello. Es aplicado en la piel del paciente sin provocar dolor, ni molestias, y posteriormente no requiere de cuidados, continuando su vida normal. Se pueden realizar entre 1 a 4 sesiones anuales, según el caso y es de indicación y aplicación exclusivamente por un profesional médico (médico estético).